lunes, 5 de febrero de 2018

Lavadero de Casasana

Fotografías y textos realizados por Natalia Díaz el día 22 de enero de 2018 en Casasana, pequeña pedanía del municipio de Pareja (Guadalajara) Castilla-La Mancha

El lavadero de Casasana está en muy buenas condiciones de conservación. Es amplio y dispone de mucha luz. El techado de madera no existía originalmente.

Se puede observar una fuente de principios del s XIX en sus inmediaciones. Esta es la única fuente que da agua potable. Hay otra en la plaza del pueblo que hace unas décadas fue contaminada debido a unas obras de reestructuración y cuyas aguas ya no son potables. Una bomba en el cobertizo blanco lleva el agua del manantial que surte al lavadero hasta una construcción en la parte superior del pueblo, desde donde se canaliza a las viviendas.

La parte del lavadero que no está techada se utilizaba para enjuagar las prendas lavadas, de manera que el jabón no les afectará.








La apoyatura del lavadero, en la que aún se perciben las marcas para el restregado de la ropa, queda a la altura del muslo; es decir, las mujeres debían realizar la tarea de pie, inclinadas sobre la tina. Se puede observar, en la línea divisoria entre ambas partes del lavadero, un canalillo de desagüe a cada lado.



En el fondo de la tina del lavadero se aprecia una abundancia de algas cuya forma se ajusta a su estructura (fibras finas e hidrófilas) y al medio donde están: como en este caso el agua está mansa y tiene ciertas suaves corrientes hacia arriba, su disposición es vertical.








El agua enjabonada sale del lavadero y desciende hasta una poza situada en la parte superior de los huertos desde donde, según necesidad, se deja salir. Hay que aclarar que el jabón utilizado en el lavado era casero, hecho con grasas animales o vegetales sobrantes de la actividad doméstica (fritos, etc.), de manera que su presencia en el agua no suponía una amenaza de contaminación química para las huertas, al contrario de lo que ocurriría con los productos de lavado que usamos hoy en día. Asimismo, se aprecian los escalones tallados en piedra que permiten bajar hasta la poza y más allá, en dirección a los huertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario